NIÑOS “GENIALES”,”SUPERDOTADOS”, “CREATIVOS”,”TALENTOSOS”

 

Cada niño tiene un “genio” en sí mismo adormecido. El adulto es el responsable de guiar sus actividades y en consecuencia su desarrollo y destino. 

Hacer referencia al “genio”, no es tener en cuenta un coeficiente intelectual obtenido de un test de inteligencia. Es referido a un sentido mucho más amplio. 

La palabra “genio” significa “poder o facultad de creación“,”persona que tienen ese poder”, entre algunas acepciones. 

En épocas antiguas se creía que todas las personas poseían un “genio personal” o un “espíritu protector que les era otorgado con el nacimiento y que gobernaba su destino” 

Cada niño tiene el potencial de dar a luz el potencial de su vida creativa. 

No existe aún, ningún test estandarizado que pueda probar la veracidad de lo dicho anteriormente. Pero la prueba de esto está frente a nosotros en cada niño que vemos.

Basta mirar al niño para advertir la vitalidad que tienen cuando está involucrado en alguna actividad que es de su interés. 

Observándolo notamos su ingenuidad y excitación, por ejemplo, al ver como aprende a hablar, como descubre las reglas gramaticales y así tenemos ante nosotros su “genio lingüístico”. 

El niño cuando dice “Yo sabo”, ha descubierto una regla gramatical de los verbos terminados en “er” sabe que…

De correr “Yo corro”

De tener “Yo tengo”

De correr “Yo corro”

De saber “Yo sabo”, pero el español es un idioma que tiene verbos irregulares, esto el niño no lo sabe y ahí su error 

El niño crea dibujos, canciones, descubre destrezas motoras y pone así de manifiesto su “genio natural” 

Generalmente la educación pone su interés en los problemas de aprendizaje de los niños y con menos énfasis se ocupa de una minoría representada por aquellos niños que se consideran “superdotados”

Es de suma importancia advertir y desarrollar las capacidades naturales, y quiénes son los primeros encargados de despertar estas capacidades son los padres, primeros educadores .por lo que se hace necesario capacitar también a los padres en la habilidad de detectar cuáles son los intereses de sus hijos.

 

“Los adultos somos responsables de guiar las actividades del niño”

 

Los niños son “genios en potencia” 

El bebé in útero ya es capaz de tocar, gustar, ver, oír moverse, sentir y responder. 

Al cuarto mes de gestación puede registrar el palpitar del corazón de su mamá, los sonidos del fluir de la sangre y los del aparato digestivo. Entre el quinto y sexto mes captar las voces de los padres y la música del exterior. 

Desde la etapa de gestación hay una interacción excitante con el mundo 

El cuidado que la mujer dispense a su cuerpo durante la gestación tienen efectos beneficiosos en la salud del bebe. 

Los psicólogos que estudian la evolución pre natal vean el núcleo mismo de la personalidad humana como algo que se forma no ya durante los tres primeros años de vida, sino más bien desde el útero, los estudios realizados demuestran que la formación de la personalidad tienen lugar por mediación de una comunicación intensiva entre los padres especialmente entre la madre y el niño que va a nacer. 

Si los mensajes que comunican los padres son afectuosos y congruentes, pueden entablar con su hijo antes de que nazca un diálogo recíproco que se va prolongar después del nacimiento. 

Los bebés in útero son capaces de captar tanto la carga emocional trasmitida por el lenguaje hablado como las actitudes y los afectos que no se expresan verbalmente. 

Las investigaciones demuestran que tanto el niño por nacer como el recién nacido es un individuo sensible, intuitivo y capaz de sentir emociones, está dotado de notables capacidades preceptúales y mentales. 

El sistema de armonización intrauterina puede ayudar a los futuros padres a resolver conflictos emocionales y enseñarles a comunicarse con el hijo que va a nacer, estimulándolo de una manera sistemática, científicamente eficaz y de forma amorosa. 

Desde canciones y danzas hasta trabajos con los sueños y las fantasías guiadas, ejercicios de yoga y masajes, los padres que eligen éste sistema contarán con recursos psicológicos eficaces para enriquecer la vivencia del embarazo y brindar a su hijo el alimento más necesario: el del amor. 

Los niños tienen una habilidad innata de aprendizaje, de no ser así la especie humana se hubiese extinguido. 

Si tenemos en cuenta que no ha habido cambios estructurales  a nivel del sistema nervioso desde el hombre del Paleolítico Superior,  a qué debemos atribuir los avances de la humanidad  sino a la inmensa capacidad para adaptarse, cambiar, aprender, y que es propia de la especie hombre. 

El niño está dotado al momento del nacimiento con una amplia parte de su cerebro que no está comprometida con ningún plan o conducta especial. 

El niño se desarrolla como un aprendiz natural, capaz de responder a los cambiantes demandas de la vida con extraordinaria flexibilidad. 

Los niños representan la esencia de la innovación y la ingenuidad. De acuerdo a los científicos la evolución de los seres viviente depende de los cambios en los pequeños de cualquier especie. 

Es interesante advertir que los “genios” adultos de una cultura se asemejan más a los niños en sus actitudes hacia la vida. Picasso, Miró y Chagall desplegaron un estilo infantil en sus pinturas. James Joyce se refirió mucho en sus recuerdos infantiles en sus escritos. Einstein recurrió a sus fantasías de la infancia para crear su teoría de la relatividad. 

La cara del genio es multifacética. Un niño no debe pintar la Gioconda  o recrear la teoría de la relatividad para calificar como genio. Cada estadio evolutivo tienen sus elementos únicos que prestan su carácter específico a los distintos tipos de inteligencia. 

El saber que esperar de cada estadio nos hace más capaces de responder a las necesidades de aprendizaje del niño. 

Cada nueva visión, sabor, tacto, olor o sonido le presentarán oportunidades para nuevas investigaciones. Al niño comenzar a caminar, se le abre el mundo y comienza un “romance” con la vida.

 

   “Cuando el niño comienza a caminar, se abre un nuevo mundo ante el.”

 

El niño prueba el mundo que tienen a sus pies., ahora puede explorar todos los rincones que antes le eran inaccesibles. Este es el momento para acompañar a los niños en nuevos descubrimientos. 

La extraordinaria apertura a nuevos aprendizajes puede ser bien observada en el rápido crecimiento del lenguaje. 

Entre el segundo y tercer año de vida, de las 20 a 30 palabras que dice al año y medio de vida, llega a un vocabulario de más de mil vocablos, esto es lógicamente variable, y cabe recordar que Albert Einstein no habló hasta los cuatro años de edad. 

La facilidad para el aprendizaje que tienen los niños está íntimamente ligada a que las sinapsis nerviosas,(las conexiones entre las células del cerebro) aumentan agudamente durante los primeros meses de vida, alcanzando su máximo nivel entre el año y los dos años, y declinando entre los dos años y los dieciséis, permaneciendo relativamente constante hasta los sesenta y dos años de vida. 

Al definirse la lateralidad entre los seis y los siete años, es cuando el sistema nervioso completa su maduración, por lo cual el período que va desde el nacimiento hasta los seis, siete años es el más rico en aprendizajes extremadamente fáciles y rápidos. las neurociencias los relacionan con la explotación de la riqueza  neuronal disponible en esa etapa. 

En esas edades es imprescindible estar atentos a las cosas creativas que los niños son capaces de hacer y decir en esa edad y tener cuidado de no disminuir sus percepciones y fantasías. Las raíces de las metáforas, sentimientos estéticos, imaginación y creatividad se alimentan en ese período fértil del desarrollo infantil. 

Entre los cinco y siete años se produce una explosión en el aprendizaje que tienen que ver con la cultura. 

Mientras que en períodos anteriores la vinculación del niño se identificaba con el medio, ahora se convierte en un miembro independiente, comienza a moverse más allá de su círculo familiar estableciendo relaciones con sus pares, sus maestras y otros miembros de la comunidad. 

Es una etapa donde en donde el brillo que lo acompañaba pareciera apagarse, tal vez porque se siente juzgado por lo que hace y puede desarrollar un sentimiento de inferioridad, también a esta edad el niño entra a la educación formal donde las conductas de aprendizaje son evaluadas a través del pasaje por los diferentes grados y pruebas establecidas. 

Acompañar y reconocer las habilidades del niño se convierte en prioritario durante los años de escuela primaria. Siendo indispensable el no juzgarlos. Los intereses formados durante éste período pueden a menudo convertirse en las bases para una futura carrera o vocación. 

Los padres, en éstos años, deberán estar atentos, alentar y brindar un soporte a sus hijos ayudándolos  a que descubran su lugar correcto en el mundo. 

No hay manera de conseguir que el niño aprenda cualquier habilidad (motora, sensorial, intelectual, afectiva, social ) antes de que su sistema nervioso esté preparado. 

Pero si el sistema nervioso está listo y falta la práctica, la experiencia, la capacidad de realizar la habilidad se mantiene dormida, aunque se aprende tan pronto se da la oportunidad. 

El pensamiento es el recurso máximo del ser humano. Es una habilidad adquirible y mejorable. En la adolescencia, se producen numerosos cambios físicos, psíquicos, sociales, que confunden al adolescente. La dificultad principal para el pensamiento es la confusión. Las emociones, la información, la lógica, la esperanza y la creatividad agobian. 

La imagen que tiene un joven de sí mismo en la escuela es la siguiente “inteligente” o “no inteligente”,según como se las arregla en la escuela. Este concepto de inteligencia es un concepto de valor. Es como ser alto, bajo, gordo, flaco. Con lo cual no se puede hacer mucho al respecto. 

Enseñarles a ser pensadores, implica una auto imagen totalmente distinta, Es una habilidad operativa. se puede hacer bastante al respecto. Es posible mejorar en el pensar, lo mismo que en un deporte como en otra habilidad. 

La etapa de la adolescencia es un buen momento para crear hábitos de pensar , para lo cual es necesario separar la lógica de la emoción, la creatividad de la información, lo constructivo de ideas nuevas, y así sucesivamente, enseñándole a pensar una cosa por vez, resultando así un pensamiento más preciso, para evitar pensamientos confusos e ineficaces y lograr argumentaciones centradas y productivas, pensamientos creativos, claros y mejorando así la comunicación y la toma de decisiones. 

Desde hace casi 50 años los países desarrollados: Japón, Estados Unidos, Australia, Canada, Inglaterra, España, Francia, están trabajando con los padres y futuros padres, preparándolos para que estimulen el desarrollo del genio potencial de sus hijos. Actividad que además fortalece el vínculo afectivo.Así como en la década del 40 la preocupación pasó por rehabilitar o reeducar a niños con minusvalías a través de la estimulación temprana o precoz, en la década del sesenta comenzaron los esfuerzos que apuntan al desarrollo del potencial del niño sano a través de la estimulación adecuada. 

Características de la persona creativa o genial. 

Hay varias investigaciones que exploran las características de personalidad de individuos creativos, en diferentes campos.

Existen características comunes a todos los individuos creativos y ellas son. 

·                    amplitud de intereses.

·                    confianza en sí mismos.

·                    la intuición.

·                     valoración de sí mismos como creativos. 

Las personas creativas suelen intuir una conclusión o realizan una acción, sin tener que ir razonando explícitamente cada uno de los pasos del proceso. El sentirse a si mismo como creadores constituye un elemento de motivación de su trabajo. 

En las personas creativas o geniales se da una configuración regular de rasgos o características que no se presentan en las no creativas y que éstos rasgos están causalmente relacionados con el hecho de que un individuo sea creativo y que, por lo tanto, el genio es una característica psicológica o un conjunto de características, propias de una persona, y que no puede ser medida como si se tratara de un coeficiente intelectual 

Genios científicos y genios artísticos. 

Más allá de las características mencionadas se sabe que existen diferencias de importancia crítica entre las personas creativas en el campo científico y las creativas en el campo artístico. 

Una característica de los genios científicos es su flexibilidad, esto es una no necesidad de someterse a reglas, como una mayor apertura a las diversas experiencias. Esta apertura proporciona al científico una mayor sensibilidad a los problemas. Otra característica es su capacidad para medir la importancia de los diferentes problemas que componen la investigación. 

El creador científico sabe dónde debe poner sus esfuerzos en la investigación y sabe percibir cuáles son los puntos dónde sería posible conseguir algún avance. Puede describir un problema dónde nadie lo ve, no malgasta esfuerzos en problemas imposibles de resolver o en problemas demasiados fáciles cuya resolución carezca de efectos importantes. 

Las características del genio científico no son comunes a todos los científicos creadores, ya que van a depender del problema que esté siendo considerado, del entorno científico y del individuo en sí mismo 

La importancia de la sensibilidad del pensamiento científico ha sido señalada por Einstein cuando expresó que la verdadera creación científica consiste en formular inicialmente las preguntas correctas, más que en proporcionar las respuestas.

El genio científico sabe cuándo abandonar y cuándo adoptar otro enfoque mejor de los problemas que está tratando. Es una habilidad que le reporta beneficios ahora o en el futuro y se debe a su disposición abierta a la experiencia. 

La característica del genio artístico está dada por su capacidad de inducir en los demás sentimientos o emociones por medio de la obra propia. 

El creativo artístico entra en sintonía con el sentir de quienes vayan a entrar en contacto con su obra, ésta intuición referida a la percepción de su público permite al artista de talento pulsar la fibra sensible de las personas que admiran su obra. 

La creatividad artística fluctúa, no toda la obra de un artista es una obra maestra. Esto significa que no hay una constancia de genio a lo largo de su vida. 

EL NIÑO SUPERDOTADO

El niño se empieza a sentir diferente muy pronto, no se siente a gusto con los de su edad y si bien se siente bien con niños mayores, en la mayoría de los casos se sienten aislados ya que no le dan la oportunidad de estar con ellos.

Su comportamiento se caracteriza por ser brillante intelectualmente y al mismo tiempo, contestador, rebelde, hiperactivo, curioso y a menudo incontrolable. 

Por otra parte el niño también se siente diferente de sus compañeros de clase, sus intereses suelen ser distintos y por tanto sus juegos, y sus conversaciones le convierten pronto en alguien distinto, raro.

A la edad de ocho años puede dar opiniones sobre temas que competen a los adultos, como política o filosofía.

Tiene intereses que lo marcan como “el diferente” de la clase y muchas veces éste ser distinto genera rechazo. También a él le cuesta aceptar el comportamiento “infantil” de sus compañeros”

La tendencia más general es al aislamiento en la clase, suele aprender a pasar desapercibido.

Tener buenas notas puede ser un conflicto para ellos, ya que muchas veces ser “el genio de la clase” no es lo mejor que le pueda pasar, ya que provoca, envidia, celos y bronca de sus compañeros que ven muchas veces como los profesores lo destacan del resto .Lo que provoca muchas veces que comience a declinar su rendimiento escolar, para no sentirse superior y diferente.

Desarrollarse y crecer con un buen grado de autoestima en un ambiente en el que el niño se siente incomprendido en general es complicado, y por ello el apoyo emocional, el cariño y la estabilidad que le ofrezcan los adultos que le rodean es fundamental.

Si se detecta temprano que el niño es superdotado y tanto él como sus padres reciben la orientación adecuada por profesionales expertos, y si además se cuenta con el apoyo y la comprensión de los profesores, la escuela puede ser un lugar donde el niño superdotado crezca y disfrute como cualquier otro niño.

Cuando el niño superdotado llega a la adolescencia se encuentra con los problemas típicos de esta edad, falta de seguridad en sí mismo, gran inestabilidad emocional, cambios físicos y psicológicos importantes, unido a un bagaje especial.

Si durante la niñez se sintió a menudo aislado, incomprendido por su entorno, y en un ambiente de rechazo, la adolescencia le puede suponer un trauma mucho más importante que para el resto de sus compañeros

La rebeldía interior del niño se decanta habitualmente en dos tipos de comportamientos clásicos, el Rebelde con Causa, o el Ratón de Biblioteca.

El REBELDE CON CAUSA puede hacer cualquier cosa por llamar la atención, dejar de estudiar, irse de la casa , hacerse jefe de una banda juvenil, pintarse el pelo de rojo, montar un grupo de rock o engordar 50 kilos. 

En cualquiera de los casos llamará la atención por su rebeldía, y por estar en contra de las normas. Y puede ser muy agresivo en su lenguaje para defenderse de todos los que le ataquen.

Aunque interiormente se sienta solo, incomprendido, con la autoestima baja, exteriormente dará la imagen absolutamente contraria.

EL RATÓN DE BIBLIOTECA se aislará socialmente, se refugiará en sus libros, sus estudios, la informática, o alguna ”cuestión“ especial y curiosa que le permitirá vivir en su propio mundo sin tener que enfrentarse al mundo exterior.

Tendrá su propia burbuja intelectual en la que vivirá, y el resto del mundo no entrará en ella porque su capacidad es menor y no vale la pena ni intentarlo.

También en este caso se sentirá solo, incomprendido, y posiblemente infeliz

El apoyo en esta etapa de la vida es fundamental para los adolescentes superdotados. Es cuando un porcentaje muy importante abandona directamente los estudios, a pesar de su alto CI, y cuando se producen los mayores conflictos familiares, con padres desesperados que no saben que hacer con este chico tan “inteligente” intelectualmente hablando, donde ha fallado el desarrollo de su inteligencia emocional y social

El reconocimiento del problema y la ayuda adecuada es la mejor vía para que la puedan superar con normalidad y continuar con su formación para el futuro, además de disfrutar de una adolescencia, en la que las relaciones con sus pares y tener un grupo de amigos es de suma importancia.

NIÑOS TALENTOSOS

Un niño o niña tiene talento académico cuando demuestra habilidades sobresalientes para el aprendizaje y un interés también notable por el conocimiento.

Los niños talentosos presentan las siguientes características: 

                       1.     En el ámbito de lo cognitivo

·        Manejo de una extraordinaria cantidad de información.

·        Capacidad de procesar información de manera rápida.

·        Persistencia y comportamiento guiado por fines

·        Un nivel alto de pensamiento abstracto

·        Flexibilidad de pensamiento

·        Adquisición rápida de nuevos lenguajes

 2.     En el aspecto de la interacción social y la afectividad

·        Sensibilidad poco usual con relación al entorno.

·        Empatía y altos niveles de reconocimiento sobre las expectativas y deseos de los demás.

·        Desarrollo temprano del idealismo y del sentido de justicia.

·        Emociones intensas 

     3.     En el área de lo físico y de la sensibilidad.

·        Sensibilidad alta a la luz, al sonido, al tacto, a los olores y los sabores.

·        Asincronía: discrepancia poco usual entre el desarrollo intelectual por una parte y por la otra el desarrollo físico.

·        Mucha actividad que puede ser mal diagnosticada como un desorden psicológico.

·        Una tendencia a eludir actividades físicas a favor de actividades intelectuales.

 4.     En relación con modalidades no usuales de razonamiento.  

·        Aproximaciones creativas en cualquier área del entorno.

·        Comprensión original.

·        Curiosidad.

·        Sensibilidad a las cualidades estéticas.

·        Interés en el futuro.

·        Habilidad para predecir.
 

Respecto de estas características, hay que considerar que:

  • No se dan en todos los niños talentosos.
  • Un niño talentoso no presenta necesariamente todas las características que aparecen señaladas.
  • El talento se manifiesta de diferentes maneras a distintas edades.

Un niño talentoso puede o no destacarse. Muchas veces no rinden todo su potencial por no sentirse lo suficientemente motivados.

Hay que tener claro que el que tengan un talento específico no significa que al mismo tiempo tengan algún trastorno de aprendizaje

El talento requiere de un potencial innato que debe ser desarrollado y que esto es posible si se dan las oportunidades en el medio que motiven al niño a desarrollar ese talento, por lo que se deberá estar muy atento a cuales son las necesidades de cada niño y poder “ver” su “talento destacado”, sus “dotes” y poder así brindar un ambiente con estímulos adecuados a ese potencial.

Es poco frecuente que los niños y jóvenes talentosos destaquen en todas los dominios académicos. Es más frecuente que sobresalgan en un dominio específico.
Pueden, incluso, ser talentosos en un área y presentar dificultades de aprendizaje en otra.

Como cualquier otro niño sus emociones son lábiles en los primeros años. El ser talentoso no es garantía de estabilidad psíquica.

Si bien pueden hablar, y vincularse “intelectualmente” como un niño de mayor edad de la que tenga, emocionalmente sigue teniendo la edad cronológica que tiene. 

 

Prof. María Marta Castro Martín

 

Bibliografía 

Documento: “Characteristics of Gifted Children” de “California Association for the Gifted”.

“Vuestro hijo tiene dotes y vosotros lo ignoráis” Cécile Drouin-Dr.Alain Dubos. Grupo Editor. Plaza & Ianes Barcelona-1985

 

MANUALES PARA PADRES

Volver a Temas de interés

  info@estimulosadecuados.com.ar

INICIO DEL SITIO